Colección

A pesar de su ubicación, el monasterio no sufrió ningún tipo de expolio o destrucción, ni en los procesos desamortizadores, ni en la invasión francesa, ni en los conflictos bélicos que azotaron a España en el primer tercio del siglo XX. Es por ello por lo que la comunidad custodia un rico patrimonio, que ha ido albergando a lo largo de su existencia. Un patrimonio procedente de las dotes de las religiosas y de los ajuares que las “doñas”, señoras adineradas admitidas para vivir en la clausura como seglares.

Junto a esto, las innumerables donaciones que las monjas han recibido de diferentes bienhechores y bienhechoras, que por devoción o por arraigo familiar, les dejaron sus bienes. Un legado de diversa índole como orfebrería, textil, pintura, escultura y numismática, además de las devociones propias de las religiosas.

La comunidad alberga también una importante biblioteca que cuenta con más de 4000 volúmenes. Junto a ello existe también una rica colección: de baúles (s. XVI – XIX), instrumentos musicales, fotografía, grabados, postales, enseres de cocina (s. XVIII – XIX), relojes, reliquias (s. XVI –XX) y arqueología.