8

La pieza

Esta sala es el espacio por donde tiene lugar el comienzo de la visita, tras entrar por la puerta del obispo. Aquí nos encontramos con una muestra textil que varía según el tiempo litúrgico. Es por ello por lo que la institución usa este lugar como “sala del textil”. Esta idea también se refleja en las prendas con las que están ataviadas las imágenes expuestas, como es el caso del Niño de Pasión (José Risueño), o la Virgen del Carmen y la Divina Pastora, ataviadas con ricos vestidos bordados en sedas.

Un gran relicario se encuentra ubicado en una pequeña alacena ahora convertida en expositor. En la misma se puede ver parte de la colección de reliquias, de las que cabe destacar: el Lignun Crucis y el trozo del Velo de la Virgen. Junto a todo ello una selección escultórica que muestra varios mártires, entre las piezas sobresale una pequeña terracota del siglo XIX de San Sebastián y el busto en madera policromada de Santa Febronia, mártir carmelita.