12

La cocina

Ubicada en el hueco de la caja de escalera, este espacio quiere recrear una cocina conventual. Para ello se han musealizado dos pequeños espacios en los que se exponen piezas, de cerámica, terracota, mármol y piedra. Morteros, lebrillos, platos de cerámica, que fueron usados en antaño por las religiosas, tienen cabida sobre las mesas, estanterías y baúles. Una sala llena de encanto que intenta mostrar una de las partes más privadas de una clausura como es la cocina, pero la cual también hace un guiño a los productos que desde tiempo atrás vienen realizando: los dulces y licores artesanales.

Es en este lugar donde se ha conservado parte de un suelo hidráulico del siglo XIX, en el que se puede apreciar, diferentes dibujos geométricos realizados en azul sobre fondo blanco.