Vista de la capilla.

La capilla

Salas

En esta estancia el visitante podrá observar que no existen cartelas ni vitrinas.

Esta decisión fue tomada por la dirección con el fin de no entorpecer el culto y la vida religiosa. No obstante, se han modificado y cambiado de lugar imágenes pero también se han puesto piezas “nuevas”. Los archivos han sido decisivos para modificar y cambiar los santos de la capilla, con la intención de que la misma fuese más fiel a su propia historia, que a las “modas” de los curas y capellanes que han pasado por la misma. Cabe destacar entre las obras que se han dispuesto como novedad: un lienzo de la Inmaculada, atribuido a Pedro Atanasio Bocanegra (siglo XVII), la dolorosa de la escuela de Pedro de Mena (siglo XVII – XVIII) o los escudos de la familia Loaisa (siglo XVI). Todas ellas se encontraban anteriormente en la clausura.

Deja un comentario