El patio renacentista.

El patio renacentista. Este patio es el más antiguo del monasterio y el mismo es fruto de la donación realizada en 1508 por el Caballero Veinticuatro, Don Juan de la Torre. Aquí es la arquitectura la verdadera protagonista, donde apreciamos columnas de mármol blanco, con capiteles nazaríes, balaustradas, zapatas y artesonados en madera originales del siglo XVI. En el centro se encuentra la fuente original, sobre la que se ha dispuesto a la señora del lugar: la Virgen del Carmen.

La colección permanente de este espacio, está presente con la colección de baúles que se disponen alrededor del claustro. Unas arcas donde las religiosas traían sus dotes, y que están fechados entre finales del siglo XVII y el XIX. Entre todos hay que destacar el Arca de las 4 llaves. Su presencia nos ayuda a entender cómo funcionaba la economía siglos atrás, ya que dichas llaves estaban en poder de la priora y de las tres clavarias. En su interior se custodiaban los documentos más importantes que poseía la comunidad (escrituras, censos…), y el caudal. Para abrirlo, las cuatro religiosas debían de estar a bien.

Junto al patio barroco, será el otro espacio donde se realicen las exposiciones temporales.